LOS MASAJES REDUCTORES FUNCIONAN

El que una técnica funcione o no, dependerá de varios factores, pero quizá los más importantes son los factores que dependen de la persona en particular: constancia y disciplina. No es lo mismo ir a los masajes reductores cada vez que se comió algo de más que hacerlo en una base constante, así como no será lo mismo si luego de la sesión de masaje se opta por una cena rica en grasas y carbohidratos. Por eso, la efectividad de los masajes reductores dependerá del cambio de hábitos de cada persona y de la constancia.

Los masajes reductores existen para tratar de manera casi exclusiva la adiposidad, con objeto de reducir el volumen, mejorar la circulación y combatir la celulitis, por ello es necesario realizarlo con un especialista.

Teniendo estos aspectos en claro, los masajes reductores deberán funcionar ya que lo que hacen es lograr un efecto en las áreas tratadas, con presión y movimientos específicos se movilizará la grasa acumulada, misma que fluirá hacia el sistema linfático, y por ende será más sencillo quemarla, es decir la actuación de los masajes reductores se da directamente en el tejido conjuntivo de la zona a tratar, lo que ayuda a la irrigación y al drenaje linfático y venoso para movilizar la grasa acumulada en dicha zona, tomando mucha agua será fácil eliminarla por medio de la orina.

La cantidad de sesiones necesarias va a depender en la técnica que se elija, y conviene saber que los resultados comienzan a verse a partir de la cuarta o quinta sesión, por eso la constancia es muy importante y sobre todo tener en mente que no se eliminará de la noche a la mañana, algo que se acumuló durante años. Además, cabe señalar que se tomará en cuenta el tipo de grasa con la que se tratará, puede ser suave, dura o bien estar pegada al músculo, por eso cada una de ellas necesitará de un tiempo y tratamiento determinado para lograr desecharla. De manera general dicha eliminación sucederá gracias a la reactivación de la circulación sanguínea, y a la eliminación de toxinas por medio del calor estimulante que ejerce el masaje, se manipulará, pues, la masa que se encuentra en los tejidos adiposos.

Como ya se ha mencionado, los masajes reductores en efecto funcionan, como siendo fieles a una ley física: a toda acción corresponde una reacción, la acción es el masaje, la reacción es la movilización de las grasas, pero este resultado dependerá de la constancia, la disciplina y los cambios de hábitos, se aconseja una dieta saludable, rutina de ejercicios y consumir unos 2 litros de agua diariamente, además de consumir frutas y verduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *